Como sobreviví a la peor pandemia mundial del siglo COVID 19, mientras estudiaba inglés en el extranjero

 

Este año 2020, comenzó con alarmas desde Asia sobre un virus, el COVID19 ; sin embargo, nadie estaba preparado para lo que se vendría.  De hecho, en Febrero nuestro director; Mauricio, estuvo visitando alumnos y colegios en Auckland, Western Spring College  y Whangaparaoa College . Incluso en reunión con la primera ministra, Jacinda Arden , se comunicaron las medidas sanitarias y de seguridad que, ya en esa fecha, Nueva Zelanda, estaba dispuesta a tomar, en caso de que el virus se expandiera y cruzara las fronteras. 

Así mismo, los directores de ambos colegios, nos confirmaban las medidas de seguridad que se tomarían; pero en ese momento, 12 de Febrero, el COVID19 aún no mostraba su real letalidad. Esta acción, se empezó a replicar en todos los países y con cada uno de los institutos/colegios que representamos. 

Los jóvenes estudiantes de Hain, empezaron sus clases con normalidad, incluso algunos de ellos, como Amanda Céspedes, viajaron a otras ciudades, desde Palmerston North a Auckland, visitando a sus amigos del Colegio Germanía de Puerto Varas. 

A pesar de un inicio entretenido y prometedor, ya en la primera semana de Marzo, los colegios nos avisaron que se empezarían a tomar medidas drásticas, se suspenderían las clases y que se recomendaba que los alumnos internacionales regresaran a sus hogares. 

Junto a esto, a fines de Marzo, el servicio de aerolíneas, empezó a colapsar y los vuelos de regreso a Chile, desde los distintos países donde habían estudiantes de Hain Chile : Nueva Zelanda, Canadá, Inglaterra y Australia, fueron cancelados y recalendarizados. Algunos estudiantes, tuvieron que esperar días, otros semanas, algunos meses.  El regreso a casa fue una odisea para todos los jóvenes, desde los vuelos cancelados sin previo aviso, a cambio en las tarifas de los pasajes.  

En esas fechas, nuestro equipo, se empezó a comunicar con los estudiantes, con los padres y los directores de colegios e institutos. En un esfuerzo de ayudar a coordinar el regreso, que se anunciaba como caótico. Nuestros estudiantes nos informaban de los aeropuertos atestados de personas, personas ansiosas por regresar a su zona de confort, temerosas de perder el vuelo y verse varadas en un país desconocido. En este contexto, los estudiantes del programa de Intercambio escolar en Nueva Zelanda y Canadá, tuvieron que afrontar cambios de última hora en su fecha de regreso, en algunos casos hacer más de 2 escalas, con vuelos de más de 20 horas, otros simplemente aceptar el confinamiento en sus familias anfitrionas, mientras sus compañeros regresaban a sus casas y ellos aún no tenían fechas confirmadas para sus vuelos.  La situación era un guion de película, cada paso era más difícil que el anterior, de hecho, el ingreso a Chile no fue fácil tampoco, existía mucha desinformación de parte de las autoridades de migraciones, lo cual creaba incertidumbre entre los padres, muchos de los estudiantes tuvieron que regresan en auto a sus ciudades, por ejemplo, Puerto Varas. 

A fines de Marzo y principios de Abril, la mayoría de nuestros estudiantes regresó a salvo. Todos los menores de edad, ya estaban en sus hogares. Después de las 2 semanas de confinamiento, empezaron a volver a su rutina, a esa nueva normalidad, con clases virtuales, amistades virtuales, relaciones a distancias. 

Nuestro equipo sigue en contacto con los estudiantes, en función de conocer sus estados de ánimo, y principalmente porque nos preocupamos de ellos. Ya en Mayo, realizamos una charla virtual, con el apoyo de la psicóloga Daniela González, sobre técnicas para dominar las expectativas y la realidad. 

Sabemos que, a todos, les faltaron las mejores semanas del programa, las últimas semanas, esas donde se dan cuenta que su inglés está mucho mejor y pueden participar de largas conversaciones con los amigos del colegio/instituto, donde el ver una película sin subtítulos no es una tortura,  donde pueden recorrer la ciudad en completa serenidad y confianza.  Sabemos que nunca es suficiente, que nuestro apoyo no impidió que vivieran momentos de ansiedad, que se sintieran perdidos y confundidos. Pero lo que nos deja tranquilos, es que cada uno de ellos, estuvo a la altura de la circunstancia, incluso mucho más allá. Mantuvieron la calma en todo momento, abordaron un avión en la máxima incertidumbre, se frustraron varias veces, pero nunca bajaron los brazos y no dejaron de sonreír. 

Sabemos que muchos de ellos, volverán por más, volverán a mejorar su inglés, ahora con fines académicos, a buscar trabajo o solo de vacaciones, sabemos que esta experiencia les demostró que ellos son capaces de mucho más de lo que ellos mismos creían, y que solo el cielo es el límite. 

Los felicitamos a cada uno de nuestros alumnos, ustedes saben quienes son!!!

                              

              WHAT DOES NOT KILL YOU … MAKES YOU STRONGER.

 

 Les compartimos las experiencias de 2 estudiantes de Hain. 2 vivencias que pudieron ser un desastre. Pero que terminaron con una amplia y esperanzadora sonrisa. 

 

Fernanda Bustamante, 19 años , Liverpool School of English, Liverpool , Inglaterra

 

“La experiencia de estudiar en Liverpool fue una de las mejores que he tenido. Es una ciudad hermosa y muy acogedora.  

Cuando se inició el virus las personas no nos los tomamos muy enserio, la vida parecía seguir, sin embargo, cuando entramos al proceso de lockdown, las cosas cambiaron. 

Me tuve que empezar a quedar en mi residencia todo el tiempo, solo eran ocasiones aisladas en donde podía salir a comprar. 

A pesar de que fue un cambio fuerte, seguía teniendo amigos dentro de la residencia, por lo cual mi estancia fue divertida. Planeábamos cosas, cocinábamos juntos y nos unimos. 

Fue una buena oportunidad para conocer culturas como árabe, italiana, brasileña, etc.

Fue un proceso complicado el estar fuera de casa y muy lejos de mi familia, pero también fue la oportunidad para crecer como persona y aprender a tomar mis propias decisiones.”

 

Amanda Céspedes, 16 años, Freyberg High School, Palmerston North, Nueva Zelanda

 

«Fue una experiencia muy linda la que viví en New Zealand, tuve la oportunidad de conocer gente muy linda, ¡con formas de vida distintas y lugares muy verdes! En el tiempo que estuve en el colegio hacía deporte después de clases y salía con mis amigas internacionales y kiwis

¡Yo me fui de NZ 1 día antes que empezara la cuarentena en NZ, el colegio se portó muy bien conmigo! Nada que decir al respecto, me ayudaron siempre, se encargaron de todo, muy preocupados ellos, me sentí muy apoyada en ese sentido, ya que me ayudaron con los vuelos, y se aseguraron que llegara a chile, incluso me pidieron que les escriba cuando haya llegado a Chile

Mi host family también me ayudó, me aconsejó y me recomendó que me devolviera a Chile antes que se agrave la situación».

Leave a Reply

Abrir chat